lunes, 15 de febrero de 2010





SAN VALENTÍN 2010.
San Valentín tiene un significado muy especial para mí.
La casualidad quiso que hace varios años, un 14 de febrero, fuera el único día libre que tuvimos para mudarnos juntos mi marido y yo: Es nuestro "aniversario de convivencia".
También es el Santo de mi hija mayor, Valentina.
Así que el 14 de febrero es un día de mucha alegría en mi entorno familiar.
Mi niña quería celebrarlo junto a sus amigos, así que hice unas galletas de corazones para que lleve al cole. Y otras para casa, porque aquí también querían probar. Aunque sin chocolate, porque van mejor con el mate.
Por último, (¡y no menos importante!) un pastel con merengue italiano y fondant, relleno de mermelada de frutos rojos, nata y nocilla, que a mis niñas les encanta!

3 comentarios:

Azúcar en Rama dijo...

Que buena pinta el pastel y con frutos rojos y nocilla!! que bueno

Mónica González dijo...

Muchas Gracias, Guapa! Es un halago si proviene de tí, que haces cosas tan bonitas!

Ratita Golosa dijo...

Hola Mónica. Esas galletas pintan buenísimas... pero ayyyysssssssss, no veo la receta y me gustaría hacerlas. Anda guapetona, a ver si me facilitas la receta.
Un besito.
Montse